Las traiciones de Nancy Gómez y Morena

Compartir
Escucha esta nota de Visión Digital

Rosalba Pineda Ramírez

“Por sus frutos los conoceréis…” reza un antiguo refrán popular. Y es cierto, si quieres evaluar a un presidente federal, municipal, o a un diputado federal o local, revisa todo lo que prometió durante su campaña y compáralo con lo que ha hecho; entonces sabrás si fue o no correcta la elección.
La pandemia del Covid-19 está sometiendo a prueba de fuego a todos los gobernantes. En nuestro país llegamos ya a más de un millón seiscientos mil contagiados y desgraciadamente el número de muertos rebaza los 140 mil; padres, madres, hermanos, abuelos y jóvenes que han perdido la batalla.
Y aunque el Covid-19 afecta a todo el planeta, no en todos los países los resultados son tan graves como en México: Cuba, que tiene 14 millones de habitantes (una décima parte de los que tiene México), solo ha sufrido la muerte 160 habitantes; es decir, por cada fallecido en Cuba en nuestro país mueren 875. Entonces, si tenemos que la población de la isla es tan solo de una décima de la de México, la diferencia es, por cada 100 habitantes, por cada fallecido en Cuba en México es de 87.5 muertos. ¿Cómo explicarnos la gran diferencia? Muy sencillo, a pesar de todo lo que se crítica a los cubanos, la atención medica es gratuita para toda la población y los habitantes que se contagiaron del COVID pudieron permanecer en sus casas durante la cuarentena porque su jefe de Estado, Miguel Díaz Canel y todo el gobierno cubano apoyan a los enfermos con: visitas médicas domiciliarias, medicamentos y alimentos de la canasta básica para que pudieran permanecer en su domicilio mientras se curaban. ¿Algo parecido o mejor a hecho López Obrador? No, definitivamente no, somos muchos los mexicanos que estando enfermos y no contamos con el medicamento necesario; miles de enfermos que necesitan tanques de oxigeno o concentradores del mismo, no cuentan con esos equipos y sus recursos económicos no les permiten adquirirlos; además, los hospitales se declaran rebasados y no pueden atender a más enfermos. Esa es la triste realidad que vivimos los mexicanos.
¿En particular, qué sucede en Chicoloapan, cómo nos va? Muy mal, nos va muy mal pero muy mal. Como a muchos nos consta, la presidenta municipal de Chicoloapan, Nancy Gómez, declaró -el 6 de abril del 2020- que “la Constitución dice que no es obligación de los ayuntamientos atender la salud de los habitantes”. Y, en esta ocasión respetó al pie de la letra lo que dice la Constitución, y abandonó a su suerte a los chicoloapenses ante el Covid-19: cada vez que un vecino de Chicoloapan acudía a la presidencia municipal o al DIF, la respuesta siempre ha sido la misma: “no hay apoyo para pruebas CPR, pero ve al hospital Materno Infantil de Chimalhuacán, ahí te la pueden aplicar”; “no tenemos recursos para apoyarte con medicamentos”, “no podemos apoyarte con el tanque de oxigeno”, etc, etc, siempre lo mismo.
Todavía, el pasado 15 de enero, más de treinta familiares de contagiados por Covid-19 solicitaron a la presidente apoyos con tanques se oxigeno para sus hermanos, madres o padres que tienen dificultades para respirar y no hubo ningún funcionario que los atendiera o que les ofreciera respuestas a su urgente necesidad. La tragedia de los habitantes de Chicoloapan se da por la traición de Nancy Gómez hacia sus gobernados: gasta 23 millones de pesos, del erario público, para repellar, pintar las fachadas de toda la cabecera municipal, pero con los colores de su partido de MORENA porque ya vienen las elecciones. Para eso sí tiene dinero, incluso a quienes no aceptaban que les pintaran la fachada les condonó el pago de impuestos para que aceptaran.
Para pintar el municipio con los colores de su partido, sí tiene dinero la alcaldesa, pero no para acabar de construir el hospital de Chicoloapan que tanto nos hace falta. Imagínense cuántos medicamentos, tanques de oxigeno, o apoyos alimentarios para los más necesitados, se podrían comprar con ese dinero. ¿Cuántas vidas se salvarían si hubiera un hospital competente en Chicoloapan? Pero nada de eso le importa a Nancy Gómez, ella pretende crear la imagen de que toda la cabecera municipal simpatiza con Morena y por eso puso ese color<, pero, lo cierto es que no todos simpatizamos con su partido y miles más ya están decepcionados de ese partido.
Recordemos: esos 23 millones de pesos es dinero del pueblo, de los impuestos que pagamos todos. Por eso, la morenista Nancy Gómez no tiene derecho a desviarlos para hacerle propaganda a su partido y menos tiene derecho a sacrificar la salud y los servicios básicos de miles de chicoloapenses. Todo gobernante tiene la obligación constitucional de velar y proteger a sus ciudadanos en todos los ámbitos de la vida cotidiana, y si la necesidad actual de los chicoloapenses es que los apoyen con consultas e insumos médicos, debería hacerlo -aunque no lo marque la Constitución- si es cierto que es una persona y una política humanista que repite como loro “primero los pobres”.
Solo el pueblo unido y organizado podrá cambiar esta situación, te invitamos a organizarte con Antorcha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *