Trabajan artesanos con técnicas de metalistería.

Compartir

La entidad mexiquense se caracteriza por tener gran expresión de arte popular, además cuenta con 13 ramas de elaboración de piezas que se utilizan en la vida cotidiana y como de ornato, un claro ejemplo es la metalistería. Esta actividad artesanal trabaja con hierro, acero, bronce, estaño, latón y hojalata, entre otros. Con cada metal se desarrollan métodos y técnicas de transformación particular, con los que se elaboran diversos productos. Como parte de la tradición cultural de los pueblos, las artesanías representan parte de su esencia, que se transmite por varias generaciones y son hechas a través de procesos manuales, auxiliados por implementos que aligeran las tareas. Con características propias, la metalistería se ha dedicado a la elaboración de faroles, candiles, candeleros de lámina de hojalata o de latón, toalleros y jaboneras. También se producen marcos de metal para espejos, entre otras piezas, a las que habría que agregar esculturas, juguetes y campanas. Maestras y maestros artesanos dedicados a este oficio también trabajan el cobre, el latón, la hojalata, el bronce y la modalidad conocida como pewter, aleación metálica compuesta en su mayor parte de estaño y, en un bajo porcentaje de cobre, que le da un aspecto similar a la plata y es utilizado principalmente para la elaboración de cubiertos, charolas y vajillas, así como para elaborar pequeñas estatuas o réplicas de monedas. Los municipios que destacan en la elaboración de metalistería son Chalco, Ecatepec, El Oro, Papalotla, Tecámac, Toluca, Zinacantepec y Valle de Bravo. El Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías de la entidad (IIFAEM), invita a conocer y adquirir estos productos a través de las Tiendas de Artesanías “Casart”, así como en las plataformas digitales como Amazon y Mercado Libre, además por WhatsApp, enviando un mensaje al 722-148-6220.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Escríbenos