Gerontólogos desempeñan un papel crucial en la atención y el cuidado integral de las personas mayores.

Compartir

En los últimos años hemos sido testigos de un aumento constante en la proporción de personas mayores en nuestra sociedad. Este cambio demográfico trae consigo desafíos únicos en términos de salud, bienestar y participación social, ya que el envejecimiento no es simplemente un proceso biológico, sino una interacción multidimensional entre factores físicos, psicológicos, sociales y ambientales, sostuvo la profesora e investigadora de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), Enid Asvany Guzmán Caballero. En este contexto, afirmó que los gerontólogos están equipados con conocimientos especializados para evaluar y tratar de manera holística a las personas mayores, considerando sus aspectos médicos, emocionales y sociales. Consideró que el Día del Gerontólogo, que se festeja el 1 de septiembre de cada año, es un recordatorio de la importancia de contar con profesionales capacitados para abordar estas necesidades específicas, pues cada persona envejece de manera única, con experiencias, necesidades y aspiraciones distintas. Los gerontólogos, advirtió, están capacitados para desarrollar planes de cuidado y atención personalizados que se adapten a las circunstancias y deseos individuales de los adultos mayores. “Esta atención centrada en la persona fomenta la dignidad y el respeto”.

Abundó que los gerontólogos desempeñan un papel crucial en la atención y el cuidado integral de las personas mayores, pues son expertos en el proceso de envejecimiento, dedicados a entender las complejidades físicas, emocionales, psicosociales y espirituales del envejecimiento, además de proporcionar estrategias para mejorar la calidad de vida de las personas. “Su trabajo abarca desde la promoción de la salud hasta la gestión de programas y servicios que respondan a las necesidades cambiantes de esta población que tengan un impacto significativo en la reducción de los costos de atención médica a largo plazo”, dijo. Además, manifestó, el Día del Gerontólogo también nos recuerda la importancia de promover un envejecimiento activo y saludable. “Los gerontólogos trabajan para fomentar la participación en actividades físicas, intelectuales, sociales, productivas y recreativas que mantengan a las personas mayores física y mentalmente activas. Esto no solo mejora su bienestar individual, sino que también enriquece a la comunidad en su conjunto”. Por otra parte, señaló Enid Asvany Guzmán Caballero, no debemos olvidar que los gerontólogos también tienen un rol importante en la formulación de políticas sociales y de salud dirigidas a la población adulta mayor. “Su experiencia y conocimiento en temas relacionados con el envejecimiento los convierten en asesores valiosos para la creación de programas y servicios que satisfagan las necesidades cambiantes de esta población”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Escríbenos